Yo, me registro

Ni Barack Obama, ni Hillary Clinton. La verdadera sorpresa en las candidaturas a la Casa Blanca (en el patio demócrata) se llama Bill Richardson.

Y no. Que sé lo que están pensando. Richardson no es el juanitonavarro de turno, ese bufón electoral que invita a bacon y chuletas en el backyard de su casa a quien le preste su confianza. Ojo, que la cosa va de minorías. ¿Podía superarse la apuesta femenina y afroamericana de sus compañeros de partido? Cosa fácil. Bill Richardson es capaz de aceptar el envite y reenvidar cinco, porque, lo crean o no, a nuestro amigo Bill le corre sangre hispana por las venas. Ahí es nada.

Si después de ver el vídeo y leer su biografía, aún dudan de que deben solicitar la nacionalidad estadounidense cuanto antes para votar a Bill-o, es que, dicho sea todo, son ustedes unos muermos y (por qué no decirlo, teniendo en cuenta la perspectiva electoral patria)… unos masoquistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: