Repatriation

Hace año y medio viajé a Corea del Sur con motivo de la 9ª edición del Festival Internacional de Cine de Busan (PIFF). Por aquella época dirigía un magazine de radio (Oriente es Oriente) en una radio libre madrileña (Radio Carcoma) y me animé a cubrir el evento. Lo hice para el programa radiofónico, pero también para una magnífica revista electrónica de cine asiático, El Templo de Chan-Poo, que dirige uno de los mayores expertos en cine oriental de nuestro país: Tomás Rubio.

Entre la extensa programación del festival, logré descubrir algunas joyas procedentes de China (“The World” de Jia Zhang-Ke), confirmé mi adoración al cine de Hong Sang-soo con “Woman is the future of man”  – realizador de quién La Casa Encendida dedica un ciclo durante los meses de febrero y marzo -, coincidí codo-con-codo en unas escaleras mecánicas con Kim Ki-duk (y su eterna gorrilla azul) y comprobé que Tony Leung levanta tanta pasión en Asia como George Clooney en tierras occidentales. Y sobre todo, aprendí mucho a nivel personal…. y a nivel cinematográfico.

En este último aspecto, el fílmico, hubo una película que despertó muchísimo mi atención. Programada en la sección documental, “Repatriation” fue la gran triunfadora del festival, muy por encima de cualquier otro largometraje presentado a la sección oficial competitiva. La cinta narra la historia de cinco norcoreanos que son enviados al Sur por el régimen de Kim Il-sung para infiltrarse entre la población y actuar como espías de Corea del Norte. Tras ser descubiertos por las fuerzas de seguridad surcoreanas, los mandos norcoreanos se desentienden de ellos y no reconocen haberlos enviados como espías. Sin pasado, sin presente y sin familia, los cuatro espías del norte aprenden a vivir en una sociedad que no comprenden y cuyos valores no comparten. Y envejecen.

El documental, dirigido por Kim Dong-wo, te saca las lágrimas a puñados. Si la historia es ya trágica de por sí, al director no se le ocurrió otra cosa que organizar un viaje al norte del paralelo 57 para que los cuatro ancianos, cuarenta años después, pudiesen visitar a sus familiares. Un dramón. Pero un dramón muy bien filmado, nada efectista, y que resume con una historia cierta la tragedia que supuso la Guerra Civil coreana para miles de familias coreanas que vieron sus hogares divididos por ideales políticos. ¿Se les ocurre algún paralelismo con al situación española en el 39?

repatriation

La Filmoteca Española, dentro del ciclo de cine coreano que lleva programando durante el mes de febrero (con motivo de la celebración del mes de Corea en España), ha programado dos pases de “Repatriation“:

Domingo 18, 18:30h / Martes 20, 20:00h

Y yo, de ser ustedes, abandonaría cualquier plan por ir a ver este documental que, como diría Ansón, es canela fina… fina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: