La mejor mente de su generación

ginsberg

 

Howl (1956)

I saw the best minds of my generation destroyed by
madness, starving hysterical naked,
dragging themselves through the negro streets at
dawn looking for an angry fix,
angelheaded hipsters burning for the ancient
heavenly connection to the starry dynamo in the
machinery of night,
who poverty and tatters and hollow-eyed and high
sat up smoking in the supernatural darkness of
cold-water flats floating across the tops of cities
contemplating jazz,
who bared their brains to Heaven under the El and
saw Mohammedan angels staggering on tene-
ment roofs illuminated,
who passed through universities with radiant cool
eyes hallucinating Arkansas and Blake-light tragedy
among the scholars of war,
who were expelled from the academies for crazy &
publishing obscene odes on the windows of the skull,
who cowered in unshaven rooms in underwear, burn-
ing their money in wastebaskets and listening
to the Terror through the wall,
who got busted in their pubic beards returning through
Laredo with a belt of marijuana for New York,
who ate fire in paint hotels or drank turpentine in
Paradise Alley, death, or purgatoried their torsos night after night
with dreams, with drugs, with waking nightmares, al-
cohol and cock and endless balls,
incomparable blind; streets of shuddering cloud and (…)


Hoy, 5 de abril, se celebra el 10º aniversario de la muerte de Allen Ginsberg, una de las mentes más lúcidas de la literatura norteamericana de mediados del siglo XX. Desconozco si los periódicos de mañana recogerán la efeméride (escribo este post en la madrugada del miércoles) pero, de lo contrario, sería una injusticia más a añadir a la lista de agravios sufridos por un Ginsberg que sufrió un terrible acoso en su propio país porque, no sólo era homesexual, sino además… ¡comunista!

Quién sabe si por tener que elegir un emblema de entre la cosecha de autores que formaban la generación beat, los medios estadounidenses eligiesen a Jack Kerouac -y a su sobrevaloradísima novela “On the Road“- o a William Burroughs, por la condición anticomunista de ambos autores. A ambos les vanagloriaron durante años por encima de un Ginsberg que, debido a su condición de comunista, libertino y antisistema, hubo de buscar la admiración por su trabajo en otros lugares más ideológicamente cercanos como Cuba o la antigua Checoslovaquia.

Esperemos, pues, que los medios de comunicación traten este acontecimiento con la repercusión que merece.

4 respuestas a La mejor mente de su generación

  1. Irene dice:

    on the road es una caca, el único libro que me arrepiento de haber terminado. tenía que haberlo dejado al segundo párrafo.

    gracias por la recomendación de ginsberg!

  2. hgarrido dice:

    me quedé en la página 40…

  3. hgarrido dice:

    A ver. Lo aclaro una vez más para que no me inundéis el correo con la misma pregunta: que no, que Ginsberg…. ¡no es el Loco de las Coles!

    (Ya está bien)

  4. no comments dice:

    http://www.cyberhumanitatis.uchile.cl/CDA/creacion_simple2/0,1241,SCID%253D14605%2526ISID%253D287,00.html

    para los que no podemos disfrutarla solo en inglés…siento las perdidadas de traducción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: