Deudas pendientes

agosto 14, 2007

Porque veamos.  Algunos ya le conocéis. Otros habréis oído simplemente su nombre. Y otros más, ni siquiera eso. Y es precisamente por ello, porque debe expandirse la voz. Porque no es justo que lo placentero se guarde. Porque es injusto que aquí se haya hablado de George Bush, y no de él. Que se haya mencionado, de pasada, sí, pero mencionado a Derek Fisher, y no a él. Se haya referido a Benedicto XVI, y no, qué vergüenza, a él. Se haya comentado la útlima barbaridad de Lindsay Lohan, y no, nada de él. ¡Hasta a Victor Harel le he dado bolilla!.. y no a él. Y porque no es justo que en Oídos Sordos tenga cabida Roman Giertych, y no nuestro grande, el enorme, Él. O mejor, y esto ya me da vergüenza reconocerlo,  ¿en qué estaba pensado al hablar de Allen Ginsberg, sí, sí, de Ginsberg, y no, no… de él. ¿Y qué decir de Johnny Carson? Porque de éste también se ha hablado en esta casa. Joder, ¡si expliqué hasta lo del Uri Geller! ¿Y de él? ¿Algo de él? No. De él, nada.

Hasta de Sigmund Freud me acordé.

Y del obispo católico de Namur (qué injusto, porque de él, del crack, no me acordé nunca nada)

 

Y aún hay más. ¿Otros? José Miguel Larraya, Matthew Fox, algunos curas pedófilos como Rosendo Huesca, Nicolás Aguilar, Oliver McGrady y Rene Bissey, o como (estos no son pedófilos, ojo, ni mucho curas), digo, otros como José María Aznar, Schuster, Marta Nebot, Dunga, Carlos Palate y Diego Estacio, de los que claro, suelo hablar a la vez (extraña reflexión), Anna Nicole-Smith, Franco GemmaAntonioni, yo que sé, tantos… oops… madre mía, qué bochorno, estoy pensando en Paula Abdul.

 

¿Y de él?

 

Cero. Nil. Ceré. Nada.

 

 

Pues se acabó.

Espero que algún día me perdones haber aparecido, Carlos, al octavo mes de estreno de este blog.

 

Señores y señoras. Les presento a….

Miniverso.

 

Miniverso

 

– Reprens!

Anuncios

¿Mejor anormal que neurótico?

abril 6, 2007

El obispo católico de Namur (Bélgica), monseñor André-Mutien Léonard, sostiene la tesis -que atribuye a Sigmund Freud– de que los homosexuales son anormales ya que están bloqueados en su desarrollo psicológico normal.” (… leer más en cadenaser.com)

Andre

¿Ah sí? Pues Freud también mantenía que la “abstinencia forzada” y la “excitación genital frustada”, degeneran en una neurosis angustiosa que se manifiesta en irritabilidad, fobias, ataques de miedo, diarreas crónicas, insomnio, etc.

Que digo yo, señor Leonard, que en lo relativo a las opciones sexuales, mejor será que su religión se tape un poquitín, no vaya a ser que encuentren más anormalidad debajo de los faldones de sus sotanas… que en las faldas de los demás.